Noticias

Instagram amplía la función de compras de la aplicación y ahora se suma una amplia red de negocios que incluye a pequeñas empresas y diseñadores independientes.

Para participar, las empresas y diseñadores que quieran vender productos a través de la aplicación deben seguir una serie de directrices de conformidad con los nuevos “requisitos de aprobación para empresas” de Instagram, publicados el 23 de junio.

Estas normas incluyen el requisito de que el vendedor tenga una presencia demostrable y cuente con un número mínimo de seguidores, además los artículos que se venden a través de Instagram tienen que estar también disponibles a través de un sitio web de comercio electrónico propiedad del vendedor y desde el que comercializa sus productos, según aclara Instagram.

Para cumplir con los requisitos, empresas y diseñadores también deben tener políticas transparentes de venta, reembolso y devolución, además de cumplir con las demás condiciones básicas de uso de Instagram y pertenecer a un mercado compatible.

“Tanto si se trata de un negocio de velas que se aventura en el comercio electrónico por primera vez, de un músico que vende mercancía o de un blogger de alimentación que ofrece su propia línea de utensilios de cocina, toda empresa o cuenta de diseñador aprobada que tenga al menos un producto elegible puede utilizar etiquetas de compra para redireccionar a la gente a su sitio web para hacer una adquisición”, explica Instagram.

Los nuevos vendedores que se registren en la función de compras de Instagram recibirán una notificación al ser validados y podrán empezar a etiquetar los productos, mientras que los que resulten rechazados recibirán una notificación con información para ayudarles a volver a realizar la solicitud correctamente. Las empresas que ya utilizan Instagram Shopping recibirán una notificación dentro de la app con instrucciones sobre cómo cumplir con las nuevas políticas.

Los nuevos requisitos entrarán en vigor el 9 de julio en todos los mercados en los que funciona Instagram Shopping. Instagram puso en marcha su función de compras en 2017, y estrenó la función “Pagar con Instagram” en marzo de 2019, comenzando su política de cobrar una comisión de venta a las empresas.

Esta nueva función podría ayudar a empresas y diseñadores independientes a mejorar su presencia en Internet para vender más, sin tener que pasar por competidores de Instagram como Amazon.

Fuente: Fashion Network

DEJA UN COMENTARIO